Noticias / Entrevista a Francisco Blanco (p.1987) Consejero de Empleo, Industria y Turismo del Principado
«En Asturias hay demanda de informáticos, necesitamos más»
Esta Noticia fue editada el: 05-03-2017

Entrevista a Francisco Blanco (p.1987) Consejero de Empleo, Industria y Turismo del Principado

(El Comercio)

«No tenemos más desventajas para acoger inversiones que Holanda, Francia o Alemania»

Francisco Blanco Consejero de Empleo, Industria y Turismo del Principado: «A un chaval de 16 años le recomendaría estudiar Matemáticas, una ingeniería o Informática»

«Es muy importante que el Gobierno y los empresarios tengan una visión de medio plazo, que no miren tanto a la cuenta de resultados del próximo trimestre»

D. F. | OVIEDO.

¿Por qué el Principado no ha firmado el convenio del carbón con el Gobierno?

El convenio marco por si solo no tiene ninguna especial ventaja. Sin financiación no te permite firmar los convenios específicos. El atasco está en que el Estado no tiene dotación presupuestaria para los fondos mineros. Y mientras no haya un presupuesto no podremos firmar ningún proyecto específico.

«En Asturias hay demanda de informáticos, necesitamos más»

Pero en 2018, las ayudas se acabarán. Y el plan sigue sin entrar en funcionamiento.

Estamos reclamando que se agilice y que se alarguen los plazos. El 31 de enero nos reunimos con el ministro Nadal y hubo buenas palabras. Vamos a ver dónde quedan esas palabras.

Se cumplen 19 años del primer plan de la minería. Se han gastado desde entonces 5.000 millones de euros, pero la desindustrialización de las cuencas ha continuado y no se ha creado empleo.

Para valorar los resultados necesitaríamos que no hubiesen llegado los fondos. Se han hecho inversiones que han facilitado la actividad económica, en comunicaciones, infraestructuras... Si no se hubiesen hecho, ¿cómo estaríamos? La situación no es buena, es evidente. Se podía haber hecho mejor, sí, pero sin estas inversiones estaríamos mucho peor.

¿La formación en Asturias está adaptada a la demanda del mercado?

Creo que debe dársele una vuelta. Hay empresas que no encuentran mano de obra suficiente y eso es una pena. Es el caso de las TIC. Todas las empresas de este sector dicen que contratarían más informáticos si los hubiese. Tienen permanentemente vacantes disponibles en informática, así que necesitamos más. Si vemos esto, quizás deberíamos replantearnos los números clausus en Informática.

A un chaval de 16 años, ¿qué formación le recomendaría?

Lo fundamental es la vocación. Pero yo recomendaría las carreras técnicas, claramente. Matemáticas, que es fundamental porque es la base para otro montón de profesiones, las ingenierías e informática, de manera inmediata. Hay 600.000 vacantes de informáticos en Europa y se espera a medio plazo 1,5 millones de vacantes. También tenemos una gran FP, con buenos datos de colocación en soldadores y caldereros.

El turismo representa ya el 10% del PIB asturiano. ¿Mantendrá ese peso en el futuro?

Estamos moderadamente satisfechos por las cosas que hemos hecho y estamos haciendo. Las comunicaciones aéreas han mejorado bastante, con mejores conexiones con Londres, Madrid, París,... Hemos regulado las viviendas de uso turístico para garantizar que no haya competencia desleal... Estamos en la tendencia de que cada vez hay menos turismo de playa y más de lo que se llama turismo de experiencia: naturaleza, aire libre, cómo hacer queso, sidra... Y tenemos mucho que ofrecer, porque el turismo europeo busca cada vez más personalidad en el destino.

Llega a la cita puntual. A mediodía. Pocos minutos antes había comparecido en la Junta General del Principado, donde anunció la puesta en marcha de un plan para incrementar el número de inspecciones a empresas para evitar que la nueva línea de ayudas para emprendedores acabe fomentando el aumento de los denominados "falsos autónomos". Francisco Blanco (Gijón, 1969), consejero de Empleo, Industria y Empleo empezó la jornada con los datos del paro de febrero, que contabilizaron 136 desempleados más que en enero: 86.328 asturianos están sin trabajo. Un incremento que no le preocupa, «porque lo importante es el interanual, y ahí hemos bajado». Y es que en febrero de 2016 había 6.074 parados más que en 2017. «Vamos por el buen camino, pero todavía queda un buen trecho», afirma.

El paro sigue bajando, pero también crece la temporalidad del empleo.

Hay una precarización en el empleo, acentuada por la reforma laboral. Es evidente que la crisis y la reforma la han aumentado. Y no podemos negarnos a la evidencia de que hay mucho crecimiento de empleos a tiempo parcial, de corta duración y salarios muy bajos. Es importante crear empleo, pero también qué empleo se crea.

Patronal y sindicatos están lejos de alcanzar un acuerdo para los convenios colectivos. Los primeros vinculan la subida salarial que reclaman los segundos a un endurecimiento de las condiciones laborales.

En estos años, sobre todo tras la reforma laboral, ha habido un debilitamiento de las posiciones negociadoras, sobre todo de los trabajadores. Es importante un equilibrio. Es verdad que en una situación complicada todos tenemos que apretarnos el cinturón, pero todos.

¿No se han apretado el cinturón los empresarios?

En un momento complicado los trabajadores asumen determinados recortes para salir de un proceso. Pero, ¿dónde están esos recortes que asumen los otros? Porque a la par vemos que los sueldos de los altos ejecutivos siguen aumentando, los impuestos que pagan las grandes empresas son cada vez más bajos como consecuencia de todas esas figuras de elusión fiscal con toda esa arquitectura financiera que existe y los beneficios de algunas empresas que disfrutan de cierto dominio siguen aumentando también. Lo que no vale es que se altere el equilibrio en la capacidad de negociación de forma que todos los sacrificios, al final, repercutan en los de siempre.

Entiendo, por lo tanto, que es el momento de revisiones salariales al alza.

O los trabajadores empiezan a recuperar algo, y yo creo que es razonable esta reivindicación si efectivamente se está saliendo de la crisis, o los empresarios y algunos sectores tienen que seguir haciendo esfuerzos para seguir avanzando.

¿Y cómo cree que debe plantearse esta negociación de los convenios colectivos?

Es muy importante que el Gobierno y los empresarios tengan una visión de medio y largo plazo. Que no miren tanto a la cuenta de resultados del próximo trimestre y que miren en qué tipo de país quieren estar y en el que quieren funcionar. ¿Quieren un país con clases medias con capacidad adquisitiva y con cierta estabilidad en la demanda a la que poder seguir vendiendo sus productos? ¿Quieren un país con gente educada, preparada y sana, lo que exige pagar impuestos y determinadas condiciones salariales, o van a pensar exclusivamente en el corto plazo? Aquí en Asturias hemos tenido una buena experiencia. Porque el Gobierno regional, los agentes sociales y empresarios entienden que no se puede mirar solo el beneficio del mes que viene y por eso hay un acuerdo de concertación social que es ejemplo de lo que realmente debería ponerse en marcha en España. Es un modelo que podríamos exportar.

¿Qué opciones reales tiene Asturias de acoger la nueva factoría de Tesla?

Vamos a hacer todo lo que podamos, pero no hay que crear falsas expectativas y las posibilidades son pocas. Hay que intentarlo. Pero, más allá de eso, es un ejercicio que tenemos que hacer: ver qué está pidiendo una multinacional para instalarse en una comunidad como la nuestra, averiguar con qué parámetros se decide hoy en día la localización de las multinacionales. En Asturias es muy importante porque igual nos llevamos sorpresas, para bien o para mal. A lo mejor estamos pensando que tenemos menos atractivo del que tenemos y es al revés. Algunas cosas que nos demandan pueden ser asumibles y otras, no.

¿Les ha puesto condiciones Tesla?

No, no. No es este el caso de Tesla, pero a la hora de tomar estas decisiones entran muchas cosas en juego. Por ejemplo, temas de fiscalidad, que no están en la manos del Gobierno de Asturias, y otros que sí están en nuestra mano, pero no queremos. Por ejemplo, aquel proyecto de instalación de casinos en Madrid con el que surgió el debate de si había que cambiar la legislación para permitir fumar en ellos. Oiga, es que igual no queremos cambiarla. Hay que saber cuáles son las pautas para captar inversiones de multinacionales o, incluso, para evitar deslocalizaciones.

¿Qué tiene Asturias a favor para acoger inversiones como la de Tesla?

A favor tenemos área industrial suficiente. La ZALIA, por ejemplo, que para una fábrica de montajes es privilegiada, con una conexión directa con el puerto, ferrocarril, autovía... Tenemos un buen puerto, El Musel, con acceso a toda Europa; cultura industrial y buena mano de obra cualificada; una buena Universidad, con ingenierías importantes... Son atractivos importantes de cara a la instalación de estas empresas.

¿Y en contra?

Pues eso nos lo tienen que decir. Sobre todo en la comparativa, porque no creo que tengamos mayores desventajas con respecto a países como Holanda, Francia o Alemania. Si nos comparamos con China o Polonia, con mano de obra más barata y legislaciones ambientales más laxas, igual sí. Pero con otros países tenemos ventajas competitivas importantes. De hecho, España es un centro importante de la industria automovilística en Europa.

¿Busca el Principado nuevas inversiones?

Trabajamos en dos líneas. Una que tiene que ver con áreas en las que creemos que tenemos especial atractivo o ventajas competitivas, como el sector metalmecánico o materiales avanzados, entre otros. Y, por otro lado, un seguimiento y labor con multinacionales ya instaladas. Eso da buenos resultados, para que aumenten su inversión y facilitarles que traigan nuevas líneas de negocio. Por ejemplo, hay empresas informáticas, como CSC que vinieron de la mano de DuPont y ahora van a superar los mil puestos de trabajo informáticos en Asturias. Aquí tenemos un buen puñado de multinacionales. Arcelor, Thyssen, Alcoa, Glencore, Danone, Bayern,... Tienen potencial para seguir invirtiendo y hay que cuidarlas porque muchas veces son las que traen mayores inversiones.

¿Dónde están lanzadas las redes?

Hemos hecho contactos en el Reino Unido, Alemania, EE UU y México, que son prioritarios. En un viaje de negocios a Estados Unidos se habló de traer inversiones de multinacionales, como Jacobs, una ingeniería muy importante que subcontrata mucho en el sector del metal. Viajaremos a México por los vínculos que existen. Está habiendo inversiones mexicanas muy importantes, como el Resort Pueblo Astur (Parres); hoteles, como Nature (pueblo astur), o la adquisición de Fuensanta, por ejemplo. Todas son interesantes y debemos cuidarlas y potenciarlas.

¿Está cerca la entrada en funcionamiento de la regasificadora de El Musel?

Está construida y cumple la legislación vigente, la actual. Lo que se anuló es una autorización administrativa, pero eso no quiere decir que no cumpla la legislación. Adolece de esa autorización y por lo tanto ahora hay quien pide que como no la tiene hay que derribarla. Eso es una barbaridad. Una infraestructura como esa, con el coste que ha tenido y el potencial que tiene, tiene que funcionar.

Se plantean varias funcionalidades, como centro logístico de gas licuado y para el repostaje de barcos. ¿Por cuál apuesta?

Apostamos por la entrada en funcionamiento de la regasificadora. Hay demanda ya para "bunkering", con una propuesta de Yamal. Lo hemos hablado con el Ministerio y hay buena receptividad y esperamos que en los próximos meses se vean señales positivas. No podemos perder esa inversión.

¿Las últimas medidas aprobadas por la UE garantizan la continuidad en Asturias el futuro de Arcelor?

Las medidas "antidumping" están siendo fundamentales. El año pasado pasamos una situación difícil y parece que ahora se están tomando las medidas correctas en ese sentido, con unos aranceles de cierta cuantía.

¿Son suficientes o hay que proteger más el acero europeo?

Hay que diferenciar dos tipos de proteccionismo, el bobalicón y chauvinista de Trump, que se basa en que lo mío es mejor porque sí, y luego otro que dice que yo defiendo mi industria ante los que compiten conmigo de una manera poco honesta. Lo que no podemos hacer es -aunque mis plantas sean mejores que las de China, más productivas, más eficientes, contaminen menos y consuman menos energía- dejar que cierren para importar acero chino, que es peor, pagan peores salarios, contaminan más y son menos eficientes. ¿Por qué? Porque ellos tienen una legislación laboral más permisiva y eso es competencia desleal. Ahí es donde tiene sentido el proteccionismo.

La patronal europea del acero, sin embargo, critica que el reparto de cuota de subasta de emisión de CO2 es insuficiente para competir con China.

Ocurre lo mismo que con los aranceles. Estamos de acuerdo en medidas que reduzcan la emisión de CO2, pero ¿tomarlas solo tú o solo Europa, mientras otros no? ¿Y además, como consecuencia de ello se cierra de la industria Europea, pero vas a comprarle a otros que siguen contaminando? Pues no. Porque el CO2 es el mismo. No puedo cerrar mi industria y acabar comprando a otra que contamina más. Si a la industria mía le meto 30 euros extra por tonelada que produce, pues es justo que las demás paguen en la frontera.

¿Y Europa está unida para conseguirlo?

La UE tiene un problema: nació como mercado común y sigue pensando en mercado, sin común. El grave problema es que muchos solo ven, como lo veía Reino Unido, a Europa como un mercado. Hay cosas que funcionan mal en la UE. Entre ellas, que responde a intereses muy variados. Los alemanes que exportan BMW y Mercedes a China no tienen ningún problema en traer acero barato de China, pero en España que tenemos menos cosas tenemos que proteger lo que tenemos. Defiendo unas reglas comunes para todos. No tener una actitud quijotesca en la que ahogo a mi industria con unas condiciones determinadas pero eso no lo exijo a otros de los que importo.

¿El actual sistema de tarifa eléctrica sigue siendo una amenaza para la industria?

Por supuesto. La subasta eléctrica es un parche temporal. No sirve a largo plazo. La última salió bien para la industria, pero no sabemos lo que saldrá en la próxima. Hay que aprovechar la normativa europea, que utiliza Alemania, y que nosotros planteamos al ministro. Dice que se pueden compensar algunos costes a las industrias que están sometidas a competencia internacional, como los peajes, que son importantes. Eso da certidumbre de cara al futuro y permite hacer inversiones. 

(La Nueva España)

El Principado pugnará por Tesla aunque lo ve "difícil"

"El no ya lo tenemos, vamos a intentarlo", dice el consejero de Industria sobre la firma automovilística

M. G. S./ Oviedo - El consejero de Empleo, Industria y Turismo, Francisco Blanco, aseguró esta mañana que el Gobierno asturiano pugnará para que la automovilística Tesla se asiente en Asturias, aunque reconoció que ve "difícil" lograrlo.

Blanco se refirió así a la intención de Tesla de afincarse en España, al ser interpelado por el parlamentario de Ciudadanos Armando Fernández Bartolomé durante la primera sesión del pleno autonómico de esta semana. El consejero reconoce que las posibilidades reales de conseguirlo "son pequeñas" y recomendó al parlamentario "no generar falsas expectativas".

No obstante, reconoció que pujar por ella es "un ejercicio que hay que hacer" para saber qué es lo que las industrias buscan y qué puede ofrecerles Asturias. "El no ya lo tenemos, vamos a mirar", dijo.

 Por su parte el diputado de Ciudadanos reclamó al Principado que ponga en marcha un grupo de presión para atraer a Asturias la planta de Tesla y pidió al consejero que deje de lado el "miedo al fracaso" que lleva arraigado "mucho tiempo" en la región.

Según Fernández Bartolomé la apuesta por Tesla sería un "buen test" para saber si hay "liderazgo político" que sea capaz de hacer "un frente común" de los políticos asturianos para lograr un "futuro ilusionante". Independientemente del resultado, explica, esta apuesta sería buena para Asturias para evaluar el esfuerzo competitivo de la región. "Es un proyecto difícil pero no irrealizable", asegura.

 

Foto Angel