Noticias / Despedida de Bachiller 2017
Esta Noticia fue editada el: 13-05-2017

Despedida de Bachiller 2017

 Despedida de Bachiller 2017

Damos la bienvenida a una nueva promoción de AA.AA.

El pasado viernes 12 de mayo recibimos en nuestra Asociación de Antiguos Alumnos a la promoción de 2017 que termina sus estudios en el Colegio.

A las 17:30 h, comenzó el acto académico con la entrada de todos los bachilleres en el pabellón central del colegio precedidos por los abanderados y con la asistencia de sus familiares y amigos. También quisieron acompañarlos los jesuitas, profesores y personal no docente del centro, así como una amplia representación de nuestra Asociación.

Actuó como maestro de ceremonias el profesor Eduardo Casar, quien abrió el acto y dio la palabra a nuestro Presidente, Víctor Rodríguez Blanco, quien les dio la bienvenida a nuestra asociación con el siguiente discurso:

Mesa presidencial, profesores, padres, alumnos, compañeros de Junta y, muy especialmente,  todos lo que hoy os convertís en Antiguos Alumnos, muy buenas tardes.

Ser antiguo alumno de este colegio es algo muy especial y crea un vínculo que se mantiene toda la vida. Por eso lo denominamos así, el colegio, no necesita apellido.  Porque se ha edificado, se continúa edificando tras 125 años de historia a base de los recuerdos, esperanzas y vivencias de los que pasamos por sus clases, por sus patios. Cuando abandonamos el colegio nos invade una mezcla de alegría en el rostro con pena en el alma. Es el contraste del anhelo de proyectos ilusionantes con la sensación de que algo de uno mismo se queda aquí para siempre, entre estos tutelares muros.

La formación recibida, no solamente académica sino lo que es más importante personal bajo un mismo ideario, nos hace poseedores de un gran tesoro que debemos gestionar con ánimo, responsabilidad  y perseverancia en el seno de una misión compartida común. 

El A.A. de jesuitas debe destacar por su generosidad poniendo todas sus capacidades al servicio de los demás de forma humilde pero también firme y decidida, con una especial sensibilidad hacia los más desfavorecidos. Solidaridad y servicio. Sólo así podremos constituirnos en un verdadero elemento transformador de la sociedad. Y en esta misión es donde juegan un papel crucial las asociaciones de antiguos alumnos por sus interconexiones locales, nacionales e incluso internacionales. El trabajo en red.

Nuestra Asociación en la que entráis a formar parte hoy es joven a pesar de sus más de 100 años de historia, y todo ello porque ha sabido evolucionar con el transcurrir de los años. Esta Asociación sois vosotros, y vosotros seréis quienes haréis Asociación. Es una oportunidad única para mantener el vínculo no solamente entre vosotros sino con otros miles de antiguos alumnos del mundo y con el colegio. 

La asociación no es una red social aunque emplee las nuevas tecnologías, sino que su actividad fundamental va mucho más allá. Os ofrece profundizar en la vocación de servicio y en los principios inculcados. Y como lo hacemos? Mediante variadas actividades e iniciativas: actos culturales, próxima puesta en marcha de propuestas formativas, la ayuda mutua entre profesionales, orientación sobre voluntariado, colaboración con Entreculturas y la Compañía, la continuidad de la actividad deportiva con el patrocinio de equipos de baloncesto y voleibol integrados por AA.AA. Y por supuesto la organización de eventos que favorezcan el contacto entre antiguos alumnos, como son los reencuentros entre promociones tras años de alejamiento  del centro educativo.

Necesitamos del esfuerzo, del compromiso y de la tenacidad de todos vosotros para continuar adelante con paso firme en la  búsqueda de una sociedad más justa y libre. Os necesitamos a todos para remar en la misma dirección, arropados siempre por nuestro Colegio.  Y todo ello empleando las nuevas tecnologías. De hecho, mientras nos encontramos en este acto muchos de vosotros estaréis recibiendo un email dándoos la bienvenida en la asociación, y la posibilidad de entrar en nuestra página web donde, os  recuerdo, periódicamente debéis actualizar vuestros datos.

En breve vais a recibir la insignia de la Unión Mundial de AA de los colegios de la Compañía de Jesús en el Mundo, junto con un diploma que os informa sobre su significado, insignia que nosotros con orgullo os entregaremos y vuestros padres con emoción os impondrán. 

Son ya miles los antiguos alumnos que lucen orgullo esta insignia y así lo haréis vosotros a partir de hoy. Recordad que uniendo nuestras fuerzas comenzaremos haciendo lo necesario, después lo que es posible y de repente nos veremos haciendo lo imposible. 

Antes de finalizar me gustaría tener unas sentidas palabras sobre dos alumnos de nuestro colegio hermano Nuestra Señora del Recuerdo de Madrid, quienes a las puertas de convertirse en antiguos alumnos como vosotros, vieron truncadas sus ilusiones, sus esperanzas, su vida. Esto nos ha dejado dejando un gran dolor en el corazón de todos. Acompañamos en la distancia en estos difíciles momentos a  familiares, amigos así como al colegio y Compañía de Jesús en Madrid

Prometí ser breve así que no me quiero extender más. En nombre de mis compañeros de Junta Directiva y de todos los antiguos alumnos os damos la enhorabuena y al mismo tiempo la bienvenida a esta gran familia constituida por todos los que nos hemos formado bajo un mismo techo común, la Compañía de Jesús.

Muchas gracias

Fue después el representante de los padres, José Hevia, quien pronunció un emotivo discurso recordando los años pasados entre esos muros y el importante bagaje que se llevan con ellos en el día en que se despiden. Quiso también agradecer tanto a jesuitas como profesores el buen hacer a lo largo de todos estos años.

Posteriormente tomó la palabra el presidente de la APA, Jesús Alonso Vallaure, quien entregó el premio P. Diego Laínez al mejor expediente académico de bachillerato a Lucas Goimard Glemeau.

El encargado de dirigirse al público asistente en nombre de la Promoción de 2017 fue Pablo Couso García, que acompañado por los acordes de su guitarra, repasó los 15 años pasados, ese "apasionante viaje" que los ha convertido en "una gran familia, la familia del 99" que hoy se despide sabiendo que "el cole va con nosotros para siempre" y volver a él "será como volver a nuestra casa".

El premio Pedro Fabro al mejor compañero, votado por los miembros de la promoción, fue para Nicolás Fernández Gil.

Las becas de formación en el itinerario tecnológico fueron para Pablo Couso García y José Andrés Naves Mauri, en la Fundación Prodintec, y en el itinerario biosanitario fueron para Julia Álvarez Noval, María Fernández Valdés, Lorena Larfeuil Fernández, Eva Otilia López-Negrete Cueto y Laura Pumares González en los laboratorios del HUCA.

Tras la entrega de los diplomas acreditativos de final de curso tomó la palabra el Director del Colegio, P. Alfredo Florez Cienfuegos-Jovellanos quien remarcó la importante huella que este Colegio deja en todos sus alumnos, que les hace no querer desligarse nunca de él, y entregó el Premio Padre Arrupe que en esta edición fue para Lucas Goimard Glemeau.

Tras el acto académico, asistimos a la Eucaristía en la Iglesia colegial durante la cual tuvieron lugar dos actos simbólicos que se repiten en cada despedida del Colegio: la ofrenda de claveles a la Virgen Inmaculada y la entrega por parte de nuestra Asociación de la Insignia Mundial de Antiguos Alumnos, y el intercambio de Abanderados. Este año Diego Braña Bueno, como integrante de esta última  promoción de 2017, recibió la bandera de la Asociación de Antiguos Alumnos, mientras que Irene Kocina Mesa (actualmente en 1º de bachiller) recibió la bandera del Colegio.

En todas las intervenciones hubo emocionadas palabras en memoria de los compañeros del Colegio Virgen del Recuerdo de Madrid fallecidos.

 Puedes ver las fotos en los siguientes enlaces : Galería 1, Galería 2 

 

(El Comercio)

«Es un día de alegría por empezar y tristeza por acabar»

Los graduados de la Inmaculada honran a los dos compañeros de Madrid fallecidos en el accidente del ascensor

O. SUÁREZ - «No nos podemos ni imaginar lo que pueden estar pasando los familiares y compañeros en un momento en el que tendrían que estar como nosotros, celebrando el final de una etapa». El director del colegio de la Inmaculada, Alfredo Flórez, empezó su discurso de graduación de los alumnos de 2º de Bachiller con un emotivo recuerdo para Belén Jornada y José Amian Paramés -él con raíces en Gijón, donde veraneaba cada año-, los alumnos de la Compañía de Jesús de Madrid que esta semana perdieron la vida en un trágico accidente al precipitarse por el hueco del ascensor desde un noveno piso.

La comunidad educativa y las familiares de los que ayer eran los protagonistas por su graduación, guardaron un minuto de silencio por los dos jóvenes de 17 años a los que le une no solo la edad sino también el haberse formado y crecido en la comunidad jesuita. También en la misa que se celebró tras la imposición de las insignias honró su memoria con una oración.
Con chupete hasta la puerta

Pablo Couso fue el estudiante encargado de rememorar el paso por el colegio de los que ayer dejaron sus aulas para comenzar una nueva andadura. Lo hizo guitarra en mano y recordando como muchos que en 1999 llegaron «hasta la puerta del colegio con chupete». «Han sido muchos años y muchas viviendas, hemos crecido juntos y aunque con algunos nos llevemos no muy bien, sé que cualquier compañero estaría ahí para cualquier cosa que necesitemos», dijo. «El colegio va con nosotros para siempre. Aunque nuestros caminos se separen, el colegio seguirá siendo una referencia para todos», dijo.

El premio al mejor expediente académico de este curso 2016/2017 recayó en Lucas Goimard, al igual que el noveno premio del Padre Arrupe. El reconocimiento para el mejor compañero, votado por los alumnos, fue para Nicolás Fernández.

«Es un día de contrastes. De alegría porque acabáis una andadura que ha requerido un esfuerzo y de tristeza porque después de muchos años dejáis el colegio, pero para todos seguirá siendo eso, "el colegio"», apuntó José Hevia Fernández. A partir de hoy, apostilló finalmente, «el libro de vuestra vida empieza con otra página en blanco como cuando llegasteis aquí».

 

 

Foto Angel