Noticias / Víctor Rodríguez (p.1983), director del HUSA, presentó el nuevo mamógrafo del centro
Con tecnología 3D, cuenta además con un sistema de esteroataxia digital que permite realizar punciones de gran precisión
Esta Noticia fue editada el: 10-11-2017

Víctor Rodríguez (p.1983), director del HUSA, presentó el nuevo mamógrafo del centro

(El Comercio)

El Hospital San Agustín recibe un mamógrafo que lo coloca en la vanguardia tecnológica

El nuevo equipo, con una inversión superior a los 605.968 euros, incorpora tratamiento de imágenes en tres dimensiones

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS - El Hospital Universitario San Agustín (HUSA) renueva su mamógrafo por todo lo alto. Y es el que el viejo equipo con veinte años de antigüedad ha sido sustituido por la tecnología más avanzada del mercado que ayer tuvo su puesta de largo. El salto tecnológico permitirá que los profesionales pasen de utilizar la mamografía convencional en dos dimensiones a trabajar con tecnología en 3D. Las ventajas para las pacientes son numerosas. Por una parte, una menor exposición a la radiación, al tiempo que una mayor definición en la imagen. De la misma manera, se reduce en un 40% las exploraciones posteriores.

Así, los nuevos equipos demuestran ser hasta un 41% más eficaces a la hora de detectar posibles lesiones pre-cancerosas, avanzando en la detección precoz de los tumores, donde el tratamiento es más sencillo y el diagnóstico más favorable para la mujer.

El nuevo mamógrafo también está dotado con un sistema de esteroataxia digital que permite realizar procedimientos intervencionistas con gran precisión y rapidez. Otra ventaja es el sillón hidráulico reclinable que incorpora, con el que se mejora el confort de la paciente. Los antiguos mamógrafos eran, como mínimo, incómodos para las mujeres, cuando no dolorosos por la situación en la se ponían la mama para la exploración. Todas esas molestias desaparecen con el nuevo equipo.

El mamógrafo existente en el Hospital Universitario San Agustín se había quedado obsoleto, además de sufrir diferentes averías reiteradamente. De hecho, a principios de año se alquiló un equipo para evitar paralizar la actividad a la espera de que llegase el nuevo equipo y pudiera comenzar a funcionar.

Mejores diagnósticos

El mamógrafo del HUSA mejorará el seguimiento de las mujeres con cáncer de mama y los diagnósticos que se realizan en el centro sanitario. En el área sanitaria de Avilés, el cribado para la detección precoz del cáncer de mama se realiza en el Hospital Avilés, que también dispone de equipos digitales y avanzados tecnológicamente.

Estas pruebas se realizan a las mujeres mayores de cincuenta años de manera bienal. El plan de cribado detecta entre 150 y 170 casos nuevos anuales en toda Asturias, lo que se traduce en tres supuestos cada 1.000 mujeres. Un 70 por ciento de los casos no presenta afectación a los ganglios, entre un 30 y un 40 por ciento de los tumores son menores de 10 milímetros y entre un 60 y un 70 por ciento se diagnostica en fases tempranas, con lo que el tratamiento es mucho más sencillo.

La participación en el programa ha reducido la tasa de mortalidad del cáncer de mama, siendo, en la actualidad, superado por otros tumores como los colorrectales.

(La Nueva España)

El San Agustín instala un mamógrafo que detecta hasta un 40% más de cánceres

Los radiólogos del Hospital aseguran que la máquina extrae imágenes en tres dimensiones en cuatro segundos: "Tenemos lo mejor del mercado"

Sandra F. Lombardía - Las veinte mamografías programadas para hoy en el Hospital Universitario San Agustín utilizarán una moderna máquina recién instalada en el centro. El nuevo mamógrafo realiza fotografías en tres dimensiones de forma digital y automática, permite juntar todas las instantáneas en un solo plano de visión y lleva incorporado una estereotaxia, un aparato de intervención que realiza, de forma poco invasiva, punciones de gran precisión. "Tenemos la mejor máquina del mercado, si te vas a Houston no vas a encontrar un aparato mejor que éste. Es un lujo", aseguran los radiólogos del centro.

El antiguo mamógrafo del hospital era analógico y extraía imágenes en dos dimensiones. Por ello, los radiólogos tildan esta nueva adquisición del hospital como "un avance triple". "Pasar de lo análogo a lo digital era imprescindible porque ahora, en cuanto hacemos la prueba, los resultados nos aparecen ya en pantalla, no tenemos que procesar nada", explica el radiólogo Ramón Delgado.


La nueva máquina, además, funciona mediante lo denominado tomosíntesis, es decir, en tres dimensiones. "Los aparatos tradicionales te dan un resultado plano, la mama se aplastaba y se extraía una única imagen. Eso hacía que en el resultado los tejidos y las lesiones saliesen superpuestos, por lo que era más fácil pasarse algo por alto", apunta Belén Susín, radióloga. De esta forma, la parte superior de la máquina es móvil y, durante el análisis, hace una rotación de 15 grados para extraer un barrido de imágenes, cuyo número dependerá del tamaño de la mama a analizar. "Pueden ser entre 25 y 90 imágenes. En cualquier caso, con esta máquina lo vemos todo, vemos la mama completa desde distintos ángulos", resume Delgado.

Con este mecanismo, los radiólogos aseguran que se podrán detectar hasta un 40% más de casos de cáncer y reducir en otro 40% la necesidad de realizar pruebas complementarias para confirmar el diagnóstico. "Lo normal era que en la mamografía no viésemos claro el resultado, así que la paciente tenía que someterse a una ecografía o una biopsia, que es más invasivo", explica Delgado. Este mamógrafo, además, viene con un software incorporado que permite superponer las imágenes del resultado en tres dimensiones y para crear, digitalmente, uno en dos dimensiones. "Lo normal es hacerte las dos pruebas por separado, pero con esta máquina basta hacer solo una, lo que disminuye la dosis de radiación", explica Susín.

Los resultados aparecen en unos cuatro segundos y la dosis de radiación es "muy baja". "La exposición es prácticamente la misma con esta máquina, que hace decenas de imágenes, que con la anterior, que solo sacaba una", asegura Delgado.

La denominada estereotaxia viene también incorporada al mamógrafo. "Es un aparato intervencionista, nos sirve para pinchar lesiones concretas, pero también para muchos otros procedimientos. Le vamos a dar mucho uso", sentencia Delgado.

El mamógrafo se estrenará hoy con 20 pacientes. La especialista confía en que las cifras anuales de mamografías suban este año. "El año pasado hicimos unas 3.300, pero ahora la prueba se va a agilizar muchísimo. Lo que necesitamos, ahora, son más radiólogos", afirma.

Este modelo es el primero que se instala en Asturias. "Se han comprado cuatro, los otros tres se pondrán estos días en Gijón, Jarrio y Langreo. En general, todo Asturias cuenta con máquinas muy punteras. Estamos muy agradecidos de poder trabajar así de bien", asegura Susín.

 

Foto Angel