Noticias / Entrevista a Leopoldo Bertrand de la Riera (p. 1962)
«La afición por los belenes la heredé de mi padre, tenía figuras muy buenas y casas que echaban humo y figuras que se movían»
Esta Noticia fue editada el: 17-12-2017

Entrevista a Leopoldo Bertrand de la Riera (p. 1962)

(La Nueva España)

LEOPOLDO BERTRAND DE LA RIERA | Ingeniero naval y belenista

"La tradición del belén no puede morir, es parte de nuestra cultura y hay que conservarla"

"La idea de los nacimientos en Somió surgió hace cuarenta años; fue iniciativa de Ladislao Cañedo y de Don Pío"

Por Cuca Alonso - La trayectoria profesional de Polo Bertrand, como se le conoce, es variada. Trabajó en los astilleros de Marítima del Musel, posteriormente hizo la milicia universitaria en Marín donde obtuvo el título alférez de navío, lo contrataron en Naval Gijón donde vivió tiempos muy duros. Prejubilado de esta empresa, trabajó en Salvamento Marítimo Español de Madrid, donde combatió los problemas del Prestige. Ha sido concejal del Ayuntamiento de Gijón, y diputado nacional en el primer gobierno de Rodríguez Zapatero. Fue designado decano del Colegio de Ingenieros Navales de Asturias durante ocho años.

Nacido en Gijón (1943), está casado con María Antonia del Río, tiene cuatro hijos, dos parejas, uno de los chicos es ingeniero de videojuegos, una carrera nueva, que estudió sin libros, sólo por ordenador. Y hoy se dedica a idear juegos y le va muy bien, tiene mucho trabajo.

- Pero hoy vamos a hablar de los nacimientos de Somió?

-La historia de los nacimientos en Somió surgió hace muchos años, creo que unos cuarenta. Fue una iniciativa de Ladislao Cañedo Argüelles, que sentía gran afición por ellos. Vivía en Somió y junto al párroco, don Pío, organizaron un concurso de belenes entre los niños de la catequesis. Este año concursan unos quince, y el día 26 vamos a verlos para evaluarlos. El jurado lo constituyen los mismos niños y se puntúa en tres apartados: figuras, perspectiva y originalidad.

- ¿Y su propio nacimiento, desde cuando lo monta?

-Desde que mi hija mayor iba a la catequesis. Hoy tiene casi cuarenta años, así que hace unos treinta y tres. Empleábamos una tarde entera en visitarlos. Ahora lo organiza don Luis, el nuevo párroco. Nos reunimos con las notas que hemos apuntado y sacamos la media. Y la más alta es el ganador.

- ¿Los hay valiosos?

-Hay gente nueva que ha venido a vivir a Somió y los hacen monumentales, son gente muy manitas y trabajadora, y utilizan plurioletano y luego lo barnizan. Son obras de arte con mucho mérito pero a mí me gustan más los tradicionales.

- ¿Ha visto el que ha puesto Manuela Carmena de Madrid?

-Sí, intentan cargarse una tradición cristiana, pero no podrán. Son una minoría pero meten mucho ruido.

- ¿Gijón es belenista?

-Sí, de siempre. El de la parroquia de Somió de este año creo que va ser espectacular, llevan medio año trabajando en él. Está a punto de inaugurarse después de la misa vespertina. Y a continuación habrá un concierto coral. En Gijón los hay muy buenos, como el de la Asociación Belenista, el del Sanatorio Maritimo, San Lorenzo, PP Capuchinos, San Pedro? Este es magnífico, una verdadera obra de arte arquitectónico.

- ¿El suyo es muy tradicional?

-Sí. Me esmero mucho en él. Tiene río y puentes, huerta, cueva con osos, un pescador en el río, una Virgen de Covadonga; ésta no la tiene nadie? El ángel que avisa a los pastores que Jesús ha nacido, el palacio de Herodes, el pueblo de Belén, un mercadillo y una tahona con panes muy pequeños pero de verdad. Es curioso, todos los días por la mañana observamos que la tahona estaba tirada al alto y nos extrañó, hasta que nos dimos cuenta que eran los ratones que por la noche venían a comer el pan. Hemos puesto también unas tortuguinas vivas en la playa que hay en la orilla del río. Y mis nietos lo adornan con sus cosas.

- ¿Y las figuras, son artísticas?

--Tengo algunas que eran de Antonio del Busto, nieto del arquitecto Manuel del Busto. Proceden de la familia. Siempre ponían nacimiento.

- ¿Amanece y oscurece en su belén?

-No, eso me falta y eso que es fácil, es por un procedimiento automático. Pero está iluminado. También tiene un soldado de Herodes con un niño apuñalándolo, por orden de aquél.

- ¿No quiere señalar ninguno por no molestar a nadie?

-Claro, todos ponen mucha ilusión y lo que cuenta es la intención. Pero diré que el de las monjas del asilo de Santa Teresa Jornet es muy bueno.

- ¿Y si alguien no tiene hijos no puede concursar?

-Este año por primera se ha organizado un concurso de aficionados ajeno a la catequesis. Hay gente muy aficionada y ya se han presentado cuatro. Uno que siempre ha tenido fama de ser extraordinario es el de la alcaldesa Carmen Moriyón, era muy grande; supongo que lo seguirá poniendo.

- ¿Usted desde cuándo se interesó por los nacimientos?

-La afición la heredé de mi padre, tenía figuras muy buenas y casas que echaban humo y figuras que se movían. Pero aquí es difícil encontrar piezas buenas, como no vayas a Madrid a la Plaza Mayor? Esta tradición no puede morir, forma parte de nuestra cultura y hay que luchar por conservarla y las personas que tenemos fe debemos ser los encargados de continuarla.

 

Foto Angel