Noticias / Entrevista a Álvaro Muñiz (p.1970) en la prensa
«Pienso que todas las edades tienen su parte interesante»
Esta Noticia fue editada el: 28-01-2018

Entrevista a Álvaro Muñiz (p.1970) en la prensa

(La Nueva España)

ÁLVARO MUÑIZ SUÁREZ | Director de la Feria de Muestras

"Menos el tiempo que estuve en la mili, toda mi vida laboral ha estado ligada a la Cámara"

"La gente dice que soy bueno por debilidad y amable por compromiso; intento contentar a todo el mundo, pero lo hago por convencimiento"

Por Cuca Alonso -  

- Defínase, por favor.

-Nací en Gijón, el 24 de noviembre de 1953. Le saco a mi única hermana catorce meses. Soy un hombre extrovertido y tímido, aunque no lo parezca; positivo, responsable y coherente. Estoy casado y tengo dos hijos, de 30 y 27 años.

- ¿Cómo fue su infancia?

-Privilegiada, dentro de una familia encantadora. Estuve muy protegido y muy querido. Mis padres se preocuparon mucho de mi educación.

- ¿Y su formación?

-Hice el Bachiller en el colegio de la Inmaculada, luego empecé Ingeniería de Minas, pero no funcionó. Posteriormente hice Empresariales.

- ¿Dónde comenzó su vida laboral?

-En segundo de Empresariales, al llegar el verano, quise ganar algo de dinero para irme de viaje. Mi padre conocía a Pedro García Rendueles, director de la Cámara de Comercio, y le dijo a ver si podía darme trabajo en la Feria. Pedro contestó que sí, pero que estaban todos los puestos cubiertos, que viniera antes de la inauguración. Así lo hice, trabajé quince días y el día que comenzó la Feria fui a darle las gracias a Pedro. "¿Dónde vas?", me dijo. Y me contrató otros quince días, los que duró la Feria. Pasaron éstos y fui otra vez a darle las gracias y de nuevo me pidió que me quedara para el desmontaje. Empecé el curso, tercero, y un día me llama mi padre desde el despacho para decirme que me solicitan en la Cámara para trabajar diez horas a la semana, "pero tienes que seguir estudiando". Así lo hice. De manera que menos el tiempo que estuve en la mili, toda mi vida laboral fue en la Cámara de Comercio.

- ¿Usted sucedió a Pedro García Rendueles como director?

-Sí. Primero fui administrativo, luego subdirector de coordinación, y director. En el 92, cuando a Pedro le da el ictus, me nombran director general adjunto, y en 2000 se jubila Pedro y paso a ocupar su puesto.

- ¿Cuántos presidentes ha tenido?

-Luis Adaro, Claudio Junquera, Guillermo Quirós, Luis Arias de Velasco y Félix Baragaño.

- ¿De cuál guarda mejor recuerdo?

-Hombre, por don Luis Adaro siento una devoción especial. Pero de casi todos, no de todos, guardo buena memoria. Es un cargo de compromiso, que no tiene retribución, sí relevancia, pero yo siempre opino lo mismo, que creo en el asociacionismo, en las instituciones; son muy necesarias. La presidencia también da muchos problemas, Claudio Junquera tuvo que enfrentarse al Gobierno regional porque un consejero decía que la Cámara era un nido de corrupción y quería cargarse la Feria. Nos montó una auditoría, y cuando se demostró que todo estaba en regla tuvo que dar marcha atrás. Es un cargo que da muchos sinsabores.

- ¿Cómo ve el futuro de la Feria?

-Siempre digo que la Feria es más fuerte que nosotros, me refiero a las personas que trabajamos en ella; así que mientras no la manquen, como decimos en Asturias, ya es suficiente.

- ¿Sufre estrés durante esos quince días?

-Claro, pero lo aguanto. La labor es mucho más complicada durante el resto del año. Celebramos muchas convocatorias, congresos, exposiciones, ferias, festivales... No tenemos subvenciones, hay que poner imaginación.

- ¿Cuál fue para usted el momento más duro como director?

-La presidencia de Luis Arias de Velasco fue muy difícil, para todos; pudo haber desaparecido la Cámara, se la hipotecó por los cuatro costados, se contrató personal sin ninguna razón de ser, sólo para relegar a determinadas personas... Yo me prometí a mí mismo que si en el año 2011 no era capaz de desalojar a Luis Arias de Velasco de la presidencia de la Cámara yo presentaba la dimisión y me iba. No por su persona, sino por su gestión. Veía en peligro la Cámara. Dije en alto que en economía de guerra se suspenden los derechos fundamentales.

- Pero lo logró perdiendo las elecciones?

-Sí, se presentaron Félix Baragaño y él, ganó éste por muy poco. Son instrucciones donde es muy difícil ver las cosas si no estás dentro. Fue el peor momento de mi vida laboral.

- ¿Por qué accedió usted a la presidencia del Ateneo Jovellanos?

-Me lo pidieron reiteradamente. Primero me dijo José Luis Martínez que iba a formar parte de la junta directiva; yo ya había estado en la directiva de Esteban Fernández Alu. Pero al fin era la presidencia; no me gusta rehuir los compromisos. Estuve un mandato de cuatro años, y luego, ante la oportunidad de que Isabel Moro accediera, me retiré, pero sigo formando parte de la directiva.

- ¿De qué se siente orgulloso?

-No lo sé, tal vez de mi carácter, muchas veces la gente dice que soy bueno por debilidad y amable por compromiso. Intento contentar a todo el mundo, pero lo hago por convencimiento.

- ¿Quién o quiénes han sido sus maestros?

-En la vida, mis padres, y en la profesión, Pedro García Rendueles.

- ¿Y su político?

-Adolfo Suárez.

- ¿Le gusta el partido Ciudadanos?

-Sí.

- ¿Lo vota?

-Sí. Soy liberal.

- ¿Qué talento le gustaría añadir a su personalidad?

-Tener destreza con las manos, soy un negado. Me gustan la pintura y la música.

- ¿Deportivamente tiene alguna pasión?

-Tengo muchas, pero no practico ninguna. Durante muchos años jugué al tenis, pero las obligaciones me apartaron de él.

- ¿Cuántas veces se enamoró?

-Varias, tres o cuatro, hasta que llegó la definitiva. Me casé a los 28 años.

- ¿Qué daría por veinte años menos?

-Nada. Pienso que todas las edades tienen su parte interesante.

- ¿Cómo anda de sentido del humor?

-Muy bien, encajo perfectamente las bromas, pero no soy muy gracioso.

- ¿Qué sueño le queda por realizar?

-Ver más felicidad en mi entorno. En noviembre me jubilaré. La jubilación es el estado perfecto del hombre, ya no dependen de ti los garbanzos de la familia, puedes seguir aprendiendo y tus decisiones no van a afectar a nadie.

- ¿Cuáles son sus hobbies?

-Leer y pasear.

Foto Angel